Firma de Oscar M. Prieto
Foto de Rafa R. Palacio

patacosmia

No sé si desde entonces han pasado varios días, o solo un puñado de segundos. Así es la imaginación. No olvidemos que fue ella la primera que acudió en defensa de A. Einstein, cuando éste formuló aquella teoría suya que sancionaba la relatividad de la realidad espacio temporal.

Por otra parte, Lucio Anneo estaba convencido de que todas las cosas nos son ajenas y solo el tiempo es nuestro. Por eso, tanto el tiempo que dediquemos a imaginarlos, como esos mismos mundos abiertos que imaginemos, son nuestros, en tanto en cuanto, nuestra imaginación logre poseerlos. Obviamente, serán más nuestros a mayor definición de los detalles. Claro que podría darse el caso de que unos mismos mundos sean de varios a la vez, si a la vez los imaginan y los detallan con idéntico pulso y coincidentes nombres, caricias, vajillas y mobiliario urbano. Y esto, por sorprendente que parezca, no dará lugar a guerras, celos conquistas u otros vicios.

Es lo que se conoce como usucapio imaginativa o posesión por imaginación. Una avioneta rasga el cielo sin nubes.

Lleva a su cola una tira publicitaria-informativa, de color amarillo Nápoles, en la que se comunica que algo ha sucedido en el Senado. Deduzco, tras observar las señales luminosas de las balizas que coronan las colinas entre las que alienta la Urbe, que todos se habrán ido a presenciar el asesinato de Julio César. No sé a qué Edad he llegado, pero mejor así, porque tendré tiempo para aclimatarme antes de las preguntas y de las respuestas.

Cuidaos de los Idus de Marzo.

Oscar M. Prieto en Internet: http://www.oscarmprieto.com/obras.html

PATACOSMIA en ExPERPENTO:
http://issuu.com/experpento/docs/experpento_marzo2014/2?e=2897458/6898016