Firmado por Oscar M. Prieto
Foto La sirena indecisa de Rafa R. Palacio

Lleva horas comenzando a atardecer. Más que un tránsito o trámite, luz y noche prolongan su apacible conversación de sobremesa y no quieren separarse. Al parecer, en esta época del año que atraviesa en diagonal el tercer meridiano, un mismo atardecer puede durar varias semanas.

Mientras escarabajos y otros coleópteros aprovechan a hacer el amor sobre la arena, sin frenesí y con movimientos delicados, disfrutando del placer de la lentitud, comienzo a vislumbrar el papel que la perspectiva y la proporción juegan en este cosmos donde soy recién llegado. También en las condiciones a priori del conocimiento, tiempo y espacio.

Un hombre se dirige al mar y se transforma en pez.

Debo leer a Anaximandro.

No recuperado de esta imagen, me encuentro con un hombre barbado: Paul Newman. Se presenta. Le pregunto si es costumbre la transformación de los hombres en peces. Paul me contesta que no siempre ha sido así, solo desde que Anaximandro postuló su teoría evolutiva: todo ser en su ascensión en la escalera de la evolución, en cada peldaño se acerca más al agua, hasta convertirse en agua. Como conocían del sutil equilibrio emocional de científicos y filósofos, bajo ningún concepto, quisieran llevarle la contraria.

Pantacosmia: http://oscarmprieto.blogspot.com.es/

La firma está en la edición impresa de ExPERPENTO: